Mitos de tragamonedas

Mitos de tragamonedas

Se han extendido una serie de ideas erróneas sobre las máquinas tragamonedas. Algunos han sido disipados por los avances tecnológicos dentro de la industria, mientras que otros continúan encontrando su camino en una subcultura de fanáticos de las tragamonedas. La mayoría de los mitos de las máquinas tragamonedas se centran en el potencial de pago. Es decir, muchos entusiastas creen que pueden identificar las máquinas que tienen más probabilidades de pagar que otras. La mayoría de estas creencias son falsas y completamente engañosas.

Mito #1: se debe una ranura que no se ha pagado

Incorrecto.
Las máquinas tragamonedas están diseñadas con generadores de números aleatorios (RNG). El RNG selecciona al azar un número entre 1 y miles de millones por cada carrete en el momento en que se hacen girar los carretes. Cada número seleccionado se usa para calcular la posición de parada del carrete a la que corresponde. Como resultado, cada giro es exclusivo de otros giros. Una ranura que no ha pagado puede seguir plausiblemente sin pagar durante mucho tiempo. Aquí hay más sobre cómo funcionan las máquinas tragamonedas.

Mito #1: se debe una ranura que no se ha pagado

Mito #2: puedo contar con el porcentaje de pago

Incorrecto.
Este es un mito común en las máquinas tragamonedas. Muchos jugadores ven un cartel sobre una máquina que dice “97% de porcentaje de pago” y no entienden lo que eso significa. Creen equivocadamente que apostar $ 100 solo está arriesgando realmente $ 3; los otros $ 97 se les devolverán durante el curso de su sesión de juego.

El porcentaje de pago de un tramo se mantiene a largo plazo. Eventualmente pagará el 97% de cada apuesta en dólares, pero puede llevar meses hacerlo.

Mito #3: algunos sistemas de ranuras funcionan

Incorrecto.
Los sistemas de ranura no funcionan. No hay escasez de sistemas de tragamonedas que se comercializan como “infalibles” o “cosas seguras”. Y lamentablemente, muchos jugadores los compran, creyendo que los ayudarán a ganar. El RNG que aleatoriza los resultados de los carretes impide la efectividad de los sistemas de slots. Piénselo de esta manera: si no hay forma posible de adivinar qué números, entre 1 y miles de millones, serán elegidos por el RNG, ¿cómo sería posible sistematizar el éxito de las tragamonedas o decirle exactamente cómo ganar en las máquinas tragamonedas?

Si estás pensando en comprar un sistema de tragamonedas, ten cuidado. Mientras las máquinas tragamonedas usen RNG, y todas lo hacen, no se podrá desarrollar un sistema de “éxito” efectivo. Dicho esto, puede mejorar su rendimiento general al jugar tragamonedas mediante el uso de algunas estrategias de administración de dinero (que describiremos en otro lugar de este sitio).

Mito #4: Casinos controlan cómo se pierde una ranura

Realmente no.

Mito #4: Casinos controlan cómo se pierde una ranura
Recuerde, las máquinas tragamonedas usan generadores de números aleatorios. El RNG es un programa de computadora que opera en el chip de computadora de la ranura. El porcentaje de pago para una determinada máquina tragamonedas está determinado por la configuración en ese chip. Esos ajustes se establecen en la fábrica de la máquina, no en el casino. Los fanáticos de las tragamonedas a menudo piensan que un casino simplemente puede romper el caparazón de la máquina y reemplazar el chip de la computadora, controlando así el porcentaje de pago.

En verdad, un casino tiene que presentar documentos ante la Comisión de Control de Casinos por cada máquina que modifiquen. Es un proceso largo y de alto mantenimiento; Es mucho más probable que los casinos inviertan en nuevas máquinas tragamonedas que en jugar con las existentes.

Mito n. #5: “¡Esa máquina tragamonedas está caliente!”

Incorrecto.

Mito n. #5: "¡Esa máquina tragamonedas está caliente!"
Para ser justos, una máquina tragamonedas puede parecer “caliente” si sigue pagando. Pero recuerde, los pagos se basan en una selección aleatoria de números generados por un programa de computadora. Cada giro es exclusivo del giro que lo sigue o lo hace antes. El hecho de que una ranura haya pagado varias veces en un período corto no significa que se pagará de nuevo. Piénselo de esta manera: si arroja una moneda diez veces y las cabezas aparecen cada vez, ¿cuáles son las posibilidades de que las cabezas aparezcan en el undécimo giro? 50%.